El huerto urbano o un oasis en mi balcón


Ya se huele la primavera y los golondros sueñan con marear a las veletas, ya canta la tórtola cansina, ya asoman tímidamente las hormigas, ya es tiempo de preparar la tierra para recibir el calor, el agua y las semillas. 
El domingo 29 de marzo, en La Querida y de la mano de Alba Núñez, nuestra hortelana favorita, aprenderemos a transformar nuestro balcón en un oasis, en una despensa vegetal, en esa huerta tan necesaria en plena ciudad. Para los cocinillas y amantes de la buena cocina, para el nostálgico de paladar fino, para los urbanitas que se asoman por la ventana del patio y sueñan con las huertas ajenas tan hermosas y lejanas, para la amante del tomate verdadero…


Y así de fructífero fue este taller sobre el huerto, urbano o terruñal, en el que Alba Núñez nos enseñó a maximizar el espacio. Porque un balcón puede convertirse en un bancal o un surco, porque no hay nada mejor que estirar la mano y coger un tomate directamente de la planta, un tomate tibio por el sol, jugoso colorado y sabroso.