Komagata y su "Vuelo de papel" (sesión de mañana)



 Katsumi Komagata llegó con una preciosa sonrisa a La Querida y nos invitó a vivir ese momento como único, con la frase con la que siempre inicia sus talleres: Ichi go, ichi e (una sola vez en la vida)

En el taller de la mañana, nos mostró una cartulina plegada en tres partes, en la que se veía un triángulo rojo en su portada


Al desplegarla, se veía el resto de la cartulina en blanco con dos pequeños triángulos, uno hacia la mitad y el otro casi al final. La tarea consistía en crear una historia a partir de esos triángulos. 

 Voy a meteros presión, dijo, y ¡vaya que lo hizo!, cuando nos mostró maravillas hechas por niños de seis años. La puerta está cerrada y no podéis salir de aquí hasta haber creado una historia, de modo que ¡Manos a la obra! Y por arte de magia, La Querida se transformó en un taller maravilloso y durante dos horas, con la ayuda de las tijeras, el papel y el pegamento comenzaron a brotar las historias.

Y esta es la preciosa historia que brotó de las manos de Mª Jesús Ruíz, que parte de un triángulo submarino que sujeta a una ciudad entera

 Antonio González nos propuso un paseo geométrico

Marta Bueno nos regaló un vuelo sobre su pájaro multicolor

 La historia de Antonio Santos se llenó de piernas misteriosas

 Por la de Carmen Castaño corrían ratones de retorcidos bigotes 

Chus Juste nos propuso salir a dar un paseo por el campo

y allí nos fuimos con Clara Martínez hasta llegar a la casa de la bruja

también nos subimos a la noria musical de Maite Cabero

y por un momento tuvimos la sensación de viajar por las estrellas, de la mano de Estrella Sánchez

de modo que Isabel Sánchez no dudó en construirse un cohete 

Con el ruido del cohete se alborotó al taller, y Javier Ruíz convocó a un gusano que se quería comer a Komagata 

 Huyendo del jaleo, Isabel Hierro se montó sobre un extraño pez que tenía aparcado en la hierba

 Mª José Larena aprovechó el barullo para invitar a Komagata a dar un precioso paseo por La Sagrada Familia

Mientras, un pez gordo perseguía a un pez chico ante el regocijo de Masami Tsugawa

y de la mano de Miguel Núñez, caían chuzos de punta y bombas por montes y valles

 Pepe Gómez, muy precavido, no dudó en construirse un búnker

¡Basta ya!, gritó Pilar Romero, ¡hartita me tenéis, así es que me voy de pesca!

¡Si me esperas voy contigo y te cuento el cuento de los tres cerditos!, le dijo Raúl Vacas

 ¡Y yo el de la bruja piruja!, dijo José Echeverría

 Rebeca Martín no dijo ni pío, pero sacó de su chistera tres hermosos pajarotos y se fue corriendo tras ellos

Rosa Mª García hizo un gesto de fastidio y decidió irse al puerto a ver la llegada de los barcos al atardecer

Allí se encontró con Teresa Núñez, que estaba tan feliz viendo llegar los barcos 

Soraya H.G. la acompañaba. Y entonces comenzaron a llegar las pirañas

Hubo desbandada general de peces, lo cual provocaba mucha risa en la Sra. Yoshioko

El Sr. Yoshioka dijo: Para mí que estáis un poco locos, así es que me voy a jugar un partido de fútbol al estilo samurai

Y Gibrán, para poner paz, sacó su guitarra y nos tocó la melodía más refrescante del mundo.


Gracias a todos los que habéis hecho posible la venida de Komagata. El siguiente reportaje se ha hecho gracias a las fotos enviadas por Miguel Núñez, Carmen Castaño, Pilar Romero, Paz Castaño y Coromoto Gimeno. 
Y os recordamos que los libros de Komagata los tenéis a la venta en la Librería Miguel Núñez, de Zamora. Un abrazo a todos.