Poesía de cartón

Recomendado para 5º, 6º de Primaria, ESO y grupos de escritura


La poesía nos ayuda a comprender al hombre. Es una lotería que un día premia nuestros sentidos, marca indeleblemente nuestra vida y su efecto puede ser más que secundario. Porque un bombo de lotería puede contener una máquina de fotos antigua con un visor que permite mirar de otra manera, un botiquín médico para mostrar el efecto terapéutico de la poesía, un megáfono para el que quiere declarar públicamente su amor, cebolla para llorar o jugar con las palabras, un bocadillo convertido en estuche a través de la magia de la poesía visual y el binomio fantástico, un libro nicho que recrea sin palabras la ausencia, un tren con haikus en las ventanas…

Y una partida de bingo es una buena excusa para hablar de poesía, porque también en la poesía es importante el azar y la suerte. Cada número extraído del bombo nos depara una visión del mundo y nos conduce a una propuesta diferente. Entenderemos que un poema es un juego en sí mismo, una apuesta, un crucigrama para comprender nuestra realidad, un pasatiempo, un cartón de bingo donde hay que prestar atención a cada línea. La poesía y la vida son de cartón. La poesía puede pasar desapercibida, como el mendigo que se cubre con cartones para huir del frío. También la vida, en ocasiones, tiene el mismo valor que los cartones apilados junto al contenedor de reciclaje.